La escuela nueva es un método pedagógico alternativo que busca posicionar al alumno como el valor principal de la educación. El objetivo de esto es otorgarle al estudiante un rol clave en el proceso de aprendizaje. En el blog de hoy, te contaremos cómo funciona este modelo, de dónde surge, y sus principales características. ¿Te gustaría saber implementar este modelo educativo? Nuestra Maestría en Pedagogía Montessori es una excelente formación fórmate para aplicar en el aula con garantías de éxito.

¿Cómo es el modelo de Escuela Nueva?

Este método es uno de los mejores recursos que se pueden utilizar para ofrecer una educación de calidad. La misión de la escuela nueva es suplir las tradicionales clases magistrales en las que solo hablaba el profesor para que ahora se centren en el aprendizaje del alumno.

De esta forma, el alumno es más partícipe y se interesa más en su proceso de enseñanza. Es así que podrá desarrollar conocimientos y cualidades esenciales para vivir en sociedad: interés, empatía, responsabilidad, autonomía, participación y curiosidad por el aprendizaje. Esta nueva metodología de enseñanza se cataloga principalmente por ser una educación activa. Es decir, busca fomentar valores que promuevan una conducta autónoma, que se interese por su sociedad y sea capaz de buscar soluciones a problemáticas que lo rodean.

¿Cómo surge la escuela activa?

 La escuela nueva surgió entre los últimos años del siglo XIX y los primeros del siglo XX. Desde este período, se observó que los métodos tradicionales educativos estaban obsoletos para el mundo de entonces.

Esta corriente de pensamiento se originó en Europa en paralelo a los estudios de psicología infantil y desarrollo. No obstante, en Estados Unidos también se creó una escuela progresista al mismo tiempo. Con el objetivo similar de cambiar la enseñanza tradicional que hasta ese momento se había utilizado.

Uno de sus precursores fue Dewey, psicólogo estadounidense que creía que el alumno debía ser la parte principal de la educación, en lugar de que fuera un simple espectador. Además, afirmaba que la educación era un componente social que debía asegurar el desarrollo integral de los individuos. En este sentido, la escuela nueva se pensó como contrapeso a la mera adquisición de información y conocimientos.

Es en este momento cuando se empieza a hablar no solo del saber, sino también del saber ser y del saber hacer. Esta última idea también tiene una clara implicación en la manipulación y en la libertad durante el proceso de aprendizaje. También, intentó valorar más la opinión del infante: que se le escuchara y que se les realizaran actividades específicas que atendieran sus intereses y curiosidades. Como puedes ver, se trató de una revolución que, ademas, acompañó a todos los cambios sociales que acontecían en la época.

Metodología de la nueva escuela activa

Para conocer a profundidad este método de educación activa, a continuación repasamos los principios fundamentales de la escuela nueva: 

El alumno se responsabilisa en su proceso de aprendizaje

En este método la participación del alumno es el eje central. Esto no ocurre únicamente a nivel de la clase, sino que también influye en la decisión de las materias a estudiar. Por lo tanto, se trata de un aprendizaje flexible en el que no solo el docente decide qué enseñar.

Con esto se inicia un proceso de renovación metodológica en el que el alumno aprende a través de proyectos desde una perspectiva empírica. Esto, a su vez, le permite asimilar una serie de actitudes y aptitudes imprescindibles para su desarrollo cognitivo, psicológico y social.

Se personaliza la enseñanza

Otra de las características fundamentales de este proceso es la personalización educativa. Al ser un trabajo por proyectos, cada alumno refleja sus necesidades de aprendizaje, sus habilidades y debilidades.. Esto resulta trascendental, ya que a partir de eso el profesor detecta qué necesita cada alumno para evolucionar de forma óptima.

Involucra a las familias en el proceso educativo

Este aspecto es muy importante, ya que el vínculo entre la educación y la familia es primordial. Cada vez más, los padres y las madres deben ser más partícipes en la enseñanza de sus hijos e hijas. Esto hace posible que la línea educativa sea similar en el aula y en el hogar, con las múltiples ventajas que eso acarrea.

Fomenta la perspectiva de saber ser y saber hacer

La educación no solo debe involucrar el saber genérico ni teórico, también es importante la práctica. Para ello, hay que trabajar tanto la acción como el desarrollo. Así, la acción permite a cada alumno ser el responsable de su educación, algo esencial para que le dé importancia. Además, será él el encargado de observar factores que influyan en su educación, recolectar la información y utilizarla en un futuro.

Características de la escuela nueva Montessori

La escuela nueva sigue los principios del método Montessori, ya que aplica un proceso de aprendizaje activo, donde se le da mayor importancia al alumno. Los dos principales fundamentos de este modelo educativo son los siguientes:

Paidocentrismo

Este principio sitúa al niño en el punto principal de la enseñanza y fomenta una conducta autodidacta para que el profesor sea observador del protagonista. De esta forma, la labor del maestro se basa en preparar proyectos y actividades para que el niño, por sí mismo, aprenda todo lo que debe.

Métodos alternativos

Las clases tradicionales, por norma general, se han desechado de las escuelas. Además, ya no se plantea únicamente el aprendizaje por proyectos, sino que muestra un amplio abanico de posibilidades, como la ludificación, el problema del caso, el trabajo por equipos, los debates. En la diversidad está la clave para conseguir una mejor formación.

En conclusión, la escuela nueva es una buena forma de introducir al alumno en el proceso fundamental de la enseñanza. Esta forma de aprendizaje, basada en el método Montessori, es una metodología en auge al día de hoy. ¿Qué te parece esta forma de enseñanza?

Elige tu ubicación

Latinoamérica

Europa