Si te estás planteando buscar una escuela infantil en la que llevar a tus hijos o en la que trabajar, quédate. En Formainfancia te podrás formar como Auxiliar de educación infantil. Además, hoy te damos las claves para que puedas conocer a fondo una escuela de este tipo en un santiamén. ¿Sigues ahí? ¡Vamos a verlos!

 

Qué es una escuela infantil

Se acerca el fin de las vacaciones de verano, y eso, para muchos, es el inicio de la temporada de guarderías, escuelas, institutos… Seguramente ya lo tendrás escogido, pero aun así, siempre hay quienes van un poco tarde. Por eso hoy os explicamos qué hay que valorar para elegir una buena escuela infantil.

Es probable que al haber leído “escuela infantil” hayas pensado, ¿es exactamente lo mismo que una guardería? ¿Es una ludoteca? Tranquilos, antes de daros los consejos para escoger un buen centro para los peques, demos un vistazo al concepto.

Una escuela infantil es, a grandes rasgos, un concepto sinónimo al de “centro de educación infantil”. Es decir, es el establecimiento educativo en el que los peques de entre 0 y 3 años dan sus primeros pasos. Y te preguntarás, ¿cómo una guardería? Pues sí pero no.

Vamos a explicarnos. Una guardería y una escuela infantil pueden ser lo mismo. Pueden describirse como dos centros en los que los peques son cuidados y atendidos mientras sus papás no pueden hacerlo. Aun así, hay un factor importante en el que pueden o no coincidir. Y este factor es el objetivo a cumplir.

Por ejemplo, mientras una guardería se puede limitar a “guardar” (como bien indica su nombre) a los niños, una escuela infantil tiene un cometido relacionado con la educación.

 

Qué debe tener una buena escuela infantil

Ahora que ya hemos despejado las dudas sobre el concepto que nos atañe, vamos a descubrir qué es lo que se debe analizar de un centro de estas características.

 

  • Espacio y acondicionamiento

Una escuela de educación infantil debe cumplir una serie de normativas en cuanto al espacio y su acondicionamiento. Y es que, entre sus paredes, los peques no deben encontrar ningún obstáculo que se interponga en su camino y que pueda dañarles.

Estas instalaciones deben estar adecuadas: las escaleras deben contar con barandillas, las aulas deben tener buena iluminación, los patios deben ser de x metros cuadrados…

Por otro lado, es importante que se valore si la escuela en cuestión tiene patio exterior o no. Generalmente, las guarderías o escuelas infantiles públicas cuentan con este espacio.

 

  • Línea educativa

En España, los centros de educación infantil pueden ser públicos o privados. Por lo tanto, no todas las escuelas deben tener el mismo proyecto educativo o ideario. Mientras que las públicas siguen la misma línea educativa, los privados pueden estar en otros proyectos educativos.

Es importante descubrir los valores de cada centro, la relación que tiene la escuela con la familia o el tipo de pedagogía que se aplica (tradicional, Montessori, Waldorf…).

 

  • Educadores formados y capacitados

Otro punto a tener en cuenta es la formación y capacitación de los empleados de la escuela infantil en concreto. Estos deben tener una buena base formativa especializada en guarderías y educación infantil.

De esta manera, sabremos que hay educadores que cuentan con una formación especializada para educar correctamente a los pequeños. Esta formación también nos dará la seguridad de que nuestros peques están a salvo mientras se encuentren en el centro educativo en cuestión.

  • Proximidad

Aunque pueda parecer un factor que se puede obviar, este punto es también importante. Sobretodo si eres de los que debes dejar a tus hijos ahí por motivos laborales. Eso significa que deberás hacer varios viajes al día para llevarlo o recogerlo. Por eso es tan importante que la distancia que debas recorrer hasta allí no sea muy larga. Además, si ocurre alguna emergencia, podrás acercarte rápidamente hasta allí.

 

  • Alimentación

Si el centro de educación infantil al que vamos a inscribir nuestro niño tiene servicio de comedor, este punto es muy importante. Debemos asegurarnos de que el plan de alimentación sea sano y que fomente un estilo de vida saludable.

Por otro lado, si estás amamantando a tu hijo, es probable que tengas dudas sobre qué va a pasar con tu periodo de lactancia. Asegúrate de que la escuela permite que lleves tu leche. Generalmente, el propio centro te dará las indicaciones de cómo debes llevarla (congelada o refrigerada).

 

Beneficios de la escuela infantil

Llevar a nuestros hijos y peques a una escuela infantil reportará muchos beneficios que no solo se ven a corto plazo. Vamos a dar un repaso a las ventajas más destacables:

 

  • Interacción con otros niños y niñas de la misma edad. Estas relaciones favorecen su desarrollo a nivel físico y psíquico. Además, es muy probable que estas relaciones entre pequeños acaben convirtiéndose en amistades para toda la vida.
  • Favorece la autonomía infantil y se aprenden hábitos de vida de manera autónoma. Los pequeños ven cómo los otros compañeros van mejorando y creciendo y se motivan para hacerlo ellos también. Suele ocurrir con el control de esfínteres o con la comida.
  • Construcción de relaciones intrapersonales. A través de juegos, los pequeños van dejando atrás el típico egocentrismo de los primeros años de vida. En los centros de educación infantil aprenden a relacionarse con sus compañeros.
  • Aprendizaje de las normas básicas de convivencia y de respeto. A raíz de lo que comentábamos anteriormente, también conocen los límites que no se deben cruzar y las reglas que se deben cumplir.
  • Potencian su imaginación y creatividad gracias a las actividades propuestas por el centro.
  • Conocimiento del entorno. Descubren, investigan, miran e imitan. Poco a poco se empiezan a llenar de conocimientos y estímulos.
Elige tu ubicación

Latinoamérica

Europa