Hablar de ayuda psicológica genera, a veces, algún prejuicio. Y hablar de ayuda psicológica para niños todavía se puede volver un tema más complicado. Es cierto que cada vez hay más padres que acuden a los psicólogos infantiles en busca de ayuda para sus hijos. Aun así, es necesario seguir concienciando sobre la utilidad de la ayuda psicológica infantil en ciertos casos.

Y es que a veces hay problemas que si no se solucionan a tiempo pueden arrastrarse toda la vida. Por eso, en el post de hoy descubriremos pistas para identificar cuáles son los momentos en los que debemos plantearnos enserio llevar a nuestros peques al psicólogo.

Si te apasiona la psicología infantil y juvenil, también puedes formarte con el curso Psicología infantil.

Cuándo buscar ayuda psicológica para niños

1. Trastornos del aprendizaje

Notar algún tipo de problema en el proceso de aprendizaje de nuestros pequeños puede ser un indicador de que necesita ayuda. Entre otros, estos pueden incluir trastornos por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), dislexia o discalculia.

Tratar psicológicamente a los pequeños en estos casos da muy buenos resultados. Adquieren las herramientas necesarias para evitar un mayor impacto de estos trastornos.

2. Trastornos de eliminación (enuresis)

Cada niño es un mundo y no todos tienen la misma velocidad en desarrollar capacidades como las de controlar las ganas de hacer pipí o caca. Lo más usual es que se empiecen a dejar los pañales entre los dos o tres años. Aun así, hay niños que son incapaces de controlar esta función eliminatoria del cuerpo. Estos casos se pueden deber, entre otros motivos, a algún problema psicológico y a algún déficit cognitivo.

Por eso, además de la ayuda médica, la ayuda psicológica para niños puede ser de mucha utilidad en estas ocasiones.

3. Trastornos depresivos o ansiedad infantil

Aunque son más propios de la adolescencia, pueden aparecer también durante la infancia. Los síntomas son diversos pero predominan algunos como: pérdida de interés, cansancio o sueño, pérdida del apetito o demasiado apetito.

Buscar ayuda psicológica para niños en estos casos nos ayudará a evitar que el trastorno se agrave. Además, se buscarán las herramientas adecuadas para la edad y el tipo de trastorno de cada niño.

4. Falta de habilidades sociales

Hay que tener en cuenta que hay trastornos como el Síndrome de Asperger o del Espectro Autista que producen una carencia de éstas. Aun así, hay ocasiones en las que a pesar de no aparecer estos trastornos, los pequeños no tienen buenas sensaciones con sus primeras experiencias sociales. Eso les puede provocar ciertos problemas psicológicos que se pueden arrastrar mucho tiempo o toda la vida.

La detección precoz de esta falta de interés por la sociabilización será un punto a favor que repercutirá en su futuro positivamente.

5. Trastornos de conducta

Los principales síntomas son muy notables. Sus actitudes son desafiantes, agresivas y provocadoras. En la escuela, las relaciones con los compañeros pueden ser desigualitarias. La ayuda de un centro especializado en psicología infantil será determinante para controlar estas actitudes y evitar que los trastornos de conducta afecten al pequeño sin control.

6. Problemas en el centro educativo

El bullying, la presión por los deberes y exámenes o la mala adaptación en la clase. Pueden ser motivos de peso para buscar ayuda psicológica para niños. La terapia para superar estos problemas es vital para que a lo largo de su vida no aparezcan efectos secundarios derivados de los mismos.

7. Trastornos de la alimentación

Ya sea por preocupación, por su aspecto físico o porque simplemente hay niños a los que no les gusta comer. Los trastornos alimenticios pueden surgir por varios motivos y, desgraciadamente, cada vez aparecen en edades más tempranas. La terapia precoz en este sentido ayudará a que el trastorno no se vuelva crónico.

8. Maltrato infantil

En caso de detectar que el pequeño o pequeña sufre algún tipo de maltrato infantil. Es prioritario que se aplique un tratamiento psicológico para evitar que, a raíz de esto, aparezcan otras patologías psicológicas como la depresión, la frustración u otros.

Cómo es la ayuda psicológica para niños?

La ayuda psicológica para niños consiste en una serie de sesiones de terapia en las que el psicólogo infantil o especializado trabaja con los pequeños diferentes puntos del problema que les ha llevado hasta la consulta.

Aunque depende de la raíz del problema y la edad del pequeño, las sesiones de psicoterapia infantil requieren la presencia de los padres de manera usual. El niño se siente acompañado y el padre o madre sabe cómo encargarse de darle continuidad a la terapia fuera del centro.

Anticiparse a los problemas psicológicos infantiles

Una de las claves a la hora de tratar problemas psicológicos es la capacidad de anticiparse a la aparición de los síntomas de más gravedad. Siempre teniendo en cuenta que la ayuda profesional es primordial en estos casos. También siendo conscientes de que hay trastornos que, por más anticipación que tengamos, deberán tener tratamientos diferentes.

Ejemplos

Pero, por ejemplo, si sabemos que nos vamos a separar de nuestra pareja, ser conscientes de que puede suponer un problema para ellos nos hará buscar la mejor manera para evitarlo.

Lo mismo ocurriría ante la llegada de una hermanita o hermanito. Enfocar la comunicación al resultado que esperamos ver puede ser de mucha ayuda. Aun así, si aparece algún síntoma grave de celos (como ejemplo), buscaremos ayuda profesional.

Elige tu ubicación

Latinoamérica

Europa