Cada niño es diferente y requiere un forma especial para desarrollar mejor su aprendizaje. Sin embargo, los pequeños que sufren de autismo requieren de una formación aún más diferenciada con técnicas y materiales que se ajusten a sus necesidades. Por ello, hoy te contamos algunas actividades para niños con autismo para que, desde casa o en la escuela, puedas trabajar con ellos diversas áreas.

Consejos para realizar actividades para niños con autismo

La gran dificultad que se encuentran profesionales e investigadores que trabajan con personas con TEA es la gran diversidad de comportamientos que manifiesta esta población. Además de presentar varios síntomas, el autismo también puede mostrarse en diferentes niveles de severidad. Esto quiere decir que no todas las actividades pedagógicas pueden ayudar completamente a las personas que padecen este trastorno. Por eso, es imprescindible la individualización de los procesos de enseñanza y los programas de intervención según las necesidades de cada niño.

A partir de esto se pueden establecer diferentes actividades para trabajar ciertas áreas que requieren más apoyo en un niño con autismo. A continuación, te presentamos algunas de ellas.

Desarrollo lingüístico

Según la edad del niño que tiene autismo y de la etapa de desarrollo en la que esté, puedes practicar, junto con el especialista, actividades que despierten la necesidad de comunicación del niño. Por ejemplo, canciones, bailes, juegos de repetición o pictogramas.

Si el pequeño ya pide cosas verbalmente, ahora puedes ayudarle a nutrir su vocabulario leyéndole cuentos para después enseñarle a crear frases uniendo palabras.

Actividades de imitación y reconocimiento

Cuando se quiere hablar o interactuar con el niño, el adulto debe invitar al pequeño a que le mire a los ojos. Los juegos de imitación y las actividades espejo son una buena herramienta para ayudar al niño a que mantenga contacto visual con los demás.

Así mismo, enseñarle dibujos, fotos o vídeos que reflejan estados de ánimo, le ayudará a interpretar qué emociones está experimentando él y las demás personas.

Pictogramas para fomentar su autonomía

El aprendizaje de hábitos y la creación de rutinas en los niños con autismo es muy favorecedor para que aprendan a ser independientes. Para lograr esto, es muy importante enseñar al niño la pauta detallada de la serie de acciones que debe hacer si quiere alcanzar una meta. Una buena forma de ayudarle es colocarle instrucciones en forma de pictogramas para que ejecute ese tipo de tareas.

También, se puede entrenar su motricidad fina pintando objetos pequeños, y la motricidad gruesa jugando a la pelota.

Ejercicios para manejar la ansiedad

Algo que no se puede dejar pasar es la gestión de la ansiedad en los niños con autismo. Para ello, el profesor o encargado debe mostrarle cómo pensar en situaciones estresantes seguido de ejercicios de respiración guiados para entrar en calma. También, es importante establecer actividades para niños con autismo en las que intervenga su físico para descargar toda la energía antes de la exposición al estímulo estresante.

Rompecabezas para la motricidad fina

Dependiendo de la edad del niño se pueden usar rompecabezas o puzzles en los que se trabajará la expresión y compresión de cada imagen. Una vez se tengan montadas todas las piezas, puedes enseñarle a localizar ciertos objetos para que desarrolle la atención o el conteo. Además, con ambos juegos se puede trabajar la motricidad fina y la curiosidad.

Elige tu ubicación

Latinoamérica

Europa